Las expresiones artísticas permiten desarrollar la capacidad de reflexión, comunicación, expresión y desarrollo personal; aportando al bienestar espiritual, emocional y social.

A medida que las personas envejecen van perdiendo destrezas motoras y se reducen ciertas habilidades; para evitar o retrasar este deterioro se pueden realizar actividades que funcionan no sólo como momento de esparcimiento, sino para mantener la psicomotricidad, potenciar la atención y mejorar habilidades.

La música es un sistema de comunicación universal, la utilizamos para expresar y transmitir emociones; puede tener un gran impacto en los ancianos, ayudándolos a superar estados depresivos o de angustia; junto con el baile mejora el equilibrio y evita el riesgo de caídas; además el baile mejora el estado anímico, aporta estabilidad emocional y capacidad de disfrute.

El teatro como terapia favorece a los ancianos, brindándoles un espacio para que desarrollen su creatividad.  Con ejercicios teatrales, ellos generan identificación propia y crean múltiples emociones.

En Fundarias, trabajamos por el bienestar y la calidad de vida de nuestros viejos, y a través del teatro buscamos incentivar el movimiento, favorecer la comunicación, estimular la memoria, entre otros beneficios terapéuticos.

El teatro como terapia favorece a los ancianos, brindándoles un espacio para que desarrollen su creatividad.

Es recomendable fomentar la práctica de actividades artísticas en la población longeva por sus beneficios en diferentes ámbitos como:

Beneficios cognitivos:

  • Ayudan a mantener o mejorar las habilidades verbales.
  • Estimulan la memoria a diversos niveles, tanto a corto como a largo plazo, ayudando a la reminiscencia (evocación de recuerdos casi olvidados) y al aprendizaje.
  • Ayudan a mantener la atención y a conectar la persona con la realidad.
  • Incentivan la creatividad.

Beneficios físicos:

  • Actúan como estímulo sensorial.
  • Practicar una actividad artística es relajante y disminuye la ansiedad y la angustia.
  • Activan el sistema motor y favorece el equilibrio.

Beneficios sociales, emocionales y espirituales:

  • Fomentan la participación, la interacción y la comunicación social en el grupo.
  • Mejoran el estado de ánimo y la autoestima.
  • Mejoran la expresión verbal y no vernal.